» » Cómo recuperar el deseo sexual

Cómo recuperar el deseo sexual

Publicado en: Blog | 0

 

deseo sexual-wikimedia 

Hoy vas a recuperar el deseo sexual. Sí, ya sé. Tu quieres hacer diferentes posturas, besar, acariciar, llegar al máximo orgasmo, pero ya no te calienta ni la manta eléctrica y ya no sabes ni que hacer. Que si te duele la cabeza o que tienes tu regla. Es verdad que de repente es difícil entrar en calor. Pero aquí os vamos a enseñar cómo poneros calientes, calientes.

Ahora, hay que comenzar por analizar que está pasando contigo. Es un asunto de deseo o de excitación, porque generalmente lo englobamos. Es decir, un asunto de excitación tiene que ver con “si tengo ganas”, pero una vez que comienzo los besos, las caricias, etc., no logro calentarme. Así de simple. Y el trastorno o el asunto de deseo, es que sencillamente ya no pienso en ello, ya no fantaseo, y ya no es parte de mi vida, pero sé que algo se está rompiendo en mi relación o en mi vida, porque ya ni siquiera me acuerdo cuando fue la última vez que tuve sexo.

Ahora, una vez que lo hayas identificado podrás encontrar el camino mas fácil. Voy a darte las claves para recuperar el deseo sexual, pero sobre todo desde el punto analítico de que está pasando contigo.

 

  1. ¿En qué momento de tu relación estas?

El fin del enamoramiento químico es una de las principales causas por las cuales perdemos el deseo. No quiere decir que ya esa persona no te atraiga, sencillamente, pasaste por un proceso que bombardeo a tu cerebro de sustancias, como dopamina, feniletilamina, adrenalina, noradrenalina, y otras que ni siquiera se pronunciar. Estas hacían que quisieras estar todo el tiempo pegado a esa persona, y tu cuerpo de lo pedía, literalmente tu cerebro te gritaba ¡¡APAREATE!! Pero ese tiempo ya pasó. Los niveles de oxitocina, que es la hormona del apego bajan terriblemente entre 18 meses y 3 años, aproximadamente, y por lo tanto, ya no aprovechas hasta ese instante en el que alguien se va de una recamara o en el coche o en donde sea, para meterle mano porque tu cerebro te dijo “ya estamos acostumbrados a los nuevos niveles, ahora busca el verdadero amor” y el deseo sexual se ve comprometido

 

  1. ¡Ya conoces a tu pareja!

Es una de las fases con la que siempre va acompañada la falta de enamoramiento químico y podemos perder del deseo sexual. Ahora ya sabes como es esa persona, ya se cayeron los velos. La dopamina no te está indicando que es perfecta, tú ya conoces sus defectos y sus virtudes. Así que quizás falte erotismo, es decir, tocarse, acariciarse, y sobre todo, muy importante, contactar a través de los 5 sentidos para recuperar el deseo sexual que se va perdiendo. En ocasiones ya no vemos a esa persona, ya no la escuchamos, ya no la tocamos, ya no la “saboreamos”. ¿Por qué? Porque ya es normal. Por ahí tienes que empezar, contacta, acercate a ella. Primero contigo y después con esa persona. Foménta esos momentos de erotismo. ¡Ya basta de pasar el santo día, incomodo, con dolor de espalda, sentado, trabajando o estudiando, sin saborear tu comida, sin escuchar la música que te encanta y que te disparen los 5 sentidos! Esos son momentos de erotismo. Y si tú no sabes disfrutar, tu cerebro no va a recordar que está hecho para sentir placer. En cambio, sí va a recordar que está hecho para no encenderse y no disfrutar. Y por eso es muy difícil que de pronto digas “¡Ups, estoy caliente!”.

 

  1. El autoerotismo

Otra fase importantísima es el autoerotismo (o masturbación). Si, tienes que empezar por ti mism@. Por favor, usa tus manos. Tienes que generar una guía de placer en tu cuerpo para recuperar el deseo sexual. Nadie puede venir a descubrirla. Solo lo puedes hacer tu mismo. Por lo tanto si quieres volver a subirte a tren del deseo, tienes que empezar a autoerotizarte. Si, definitivamente. Posteriormente esas nuevas ideas, vas a compartirlas con tu pareja.

 

  1. Roturas de pareja o momentos de crisis

Claro, pues cuando estamos pasando por problemas, discusiones y peleas, es difícil que digas “Ay si, si quiero”. Pues obviamente no quieres ni verle la cara a tu pareja. Por supuesto que en este caso tienes que analizar qué es lo que tienen que arreglar. Si se puede arreglar de fondo o si es lo mejor cada uno segua su camino. Pero ambos merecen tener una vida plena de pareja y merecer paz mental.

  1. Bajos niveles de testosterona

Este es un punto muy importante y tiene que ver más con la salud que con la calentura. La testosterona es la hormona madre del deseo. Cuando están bajos los niveles es evidente que no va ser fácil llegar a tener una libido adecuada, esto es importante que se vea con un médico. Es más importante de lo que podríamos pensar. A partir de los 30 años, los hombres comienzan a tener menores niveles. Lo que no quiere decir que se les vaya a los suelos, pero si baja, sobre todo cuando hay ciertos trastornos como: deficiencia de zinc, hipogonadismo, diabetes. ¡Importantísimo! Hay muchos más diabéticos de los que creemos. Así que, por favor hazte mirar tus niveles de azúcar en la sangre y comentale al médico tu problema para que pueda hacerte una analítica.

Ahora, ¿Cómo aumentar la testosterona? Tanto hombres como mujeres, porque si y si puede haber una baja que obedezca situaciones orgánicas naturales, es decir, no hay un asunto clínico importante.

  • Sé que con este punto vas a tener que mover su trasero de su asiento. El esfuerzo físico. El esfuerzo físico, sobre todo aquellos deportes que nos implican un esfuerzo rápido y fuerte, como un levantamiento de pesas o correr grandes distancias en pocos minutos, promueve que la producción de testosterona.

En el caso de los hombres, hagan trabajar sus testículos. Cuando un hombre se excita se da un proceso que se llama “feedback positivo”, quiere decir que cuando se excitan los testículos promueven testosterona, pero claro lo que no quieres es tener sexo y por lo tanto se da este efecto del huevo y la gallina.

¿Cómo trabajar mis testículos si no tengo ganas? No queda más que la formula divina. Erotismo. Ponte un buen video porno, o algo que te excite, o pídele a tu chica que te haga un striptease y ten un momento de autoerotismo, eso va a hacer trabajar tus testículos, los niveles de testosterona van a aumentar y por lo tanto la próxima vez que tu chica llegue súper candente vas a encenderte.

 

  1. Por último ¿Cómo obtener dosis diarias de serotonina?

Con comida. Además del chocolate, que es muy importante en el asunto del deseo, los huevos (estoy hablando de los de gallina), el pescado, las carnes magras, los higos y las nueces tienen una enorme cantidad de sustancias que permiten que la serotonina de lugar a la testosterona.

Y para finalizar, el deseo no es un hada madrina con una varita que dice “Pum, estás caliente”. Tienes que fomentarlo con sensaciones placenteras, y no solo contigo sino con tu pareja. Júntate, tócala, tomaos un tiempo para tocarse, acariciarse, tomar una copa de vino, ir al cine. Todos los momentos que os dan intimidad os van a promover sensaciones placenteras y recordar lo bien que lo pasáis juntos. Muy importante, recuérdale siempre que eres su amante, porque de repente nos volvemos hermanos que viven bajo el mismo techo, y ya no nos decimos nada cachondo. Y, por cierto, dejad las peleas, por el Facebook, que si te mira el móvil, que si los celos. Un buen polvo casero, una buena vida sexual derrumban cualquier tontería de pelea y hacen recuperar el deseo sexual.

 

¡Felices orgasmos!

Dejar un comentario