Diferencia entre vibrador y consolador

Publicado en: Blog | 0

diferencia-vibradores-consoladores

 

Muchas veces nos preguntan cual es la diferencia entre un vibrador y un consolador. Y admitimos que puede ser un poco confuso.

Ambos sirven para el mismo propósito que es satisfacer sexualmente a una mujer o un hombre con algo que no sea el pene humano. Pero hay una diferencia entre ambos juguetes sexuales, aunque en la actualidad se pueden parecer mucho. ¡Vamos a ver si somos capaces de sacaros de dudas! 😉

Generalmente se puede decir que los consoladores son juguetes eróticos con forma relativamente realística en forma de falo, que se puede utilizar para sustituir un pene en erección. Normalmente no se mueve por si mismo y se puede doblar o está elaborado a partir de un material muy flexible.

Un vibrador también puede tener forma de falo, pero suelen ser menos realísticos y su función primaria no es sustituir un pene. Suelen ser aparatos con vibración eléctrica y muchas veces con añadidos para estimular otras partes del cuerpo cercanas o mas lejanas. Eventualmente se podría utilizar un vibrador para masajear otras partes del cuerpo, cada persona tiene sus preferencias. Las diferentes partes del vibrador pueden pulsar, vibrar, rotar e impulsar. Las sensaciones intensas experimentadas durante el uso de un vibrador pueden proporcionar orgasmos mas potentes y en caso de las mujeres ayudarles a llegar al orgasmo mas fácilmente.

Entonces esto significa que un consolador no puede vibrar? Pues no, porque hoy día ya todo es posible y un consolador también puede vibrar. Pero sigue siendo normalmente un juguete más realísticos que un vibrador.

Un vibrador puede ser utilizado tanto por hombres, como por mujeres. También puede calentar el acto sexual de una pareja ya sea heterosexual o homosexual. Como podrás ver en nuestra sección de vibradores hay muchos diferentes tipos de vibradores. Los hay con conejito rampante, un añadido para estimular el clítoris o el ano según hacia que dirección se lleve, mientras se introduce en la vagina. Los hay con control remoto si te apetece introducírtelo mientras otra persona decida cuando darte placer. Los hay con estimulación del punto G, ese punto tan famoso y divertido de encontrar, pero cuando lo tienes disfrutas una explosión de orgasmo(s). Hay vibradores tipo lengua, la verdad que estos ya no tienen para nada forma de pene, como te podrás imaginar. Otros vibradores que pierden la forma de falo son los vibradores para clítoris, que como dice el propio nombre se pueden utilizar para acariciar suavemente el botón más sensible de la mujer, pero la imaginación no tiene limites! Hay vibradores acuáticos para utilizarlos debajo del agua. Los vibradores, tanto como los consoladores se puede utilizar con arneses, tanto si eres hombre como si eres mujer. Y también hay vibradores especiales para hombres para estimular la próstata que igual que el punto G en la mujer les dará un mayor placer, obviamente estos vibradores o consoladores se introducirán por la puerta de atrás.

La diferencia entre un juguete sexual con vibración o sin vibración está en el ruido. Evidentemente un juguete con vibración hará un poco mas de ruido, aunque esto también dependerá del modelo, ya que los hay muy poco ruidosos dependiendo de que material están elaborados. Pero también podría ser que cuando empieces a gemir y gritar de placer ya no te enteres del ruido del aparato! 😉

 

Bueno, pues aquí tenéis las diferencias entre un consolador y un vibrador! Ambos son juguetes extremamente divertidos y placenteros que pueden ayudarte a mejorar tus relaciones sexuales y darte mucho placer estés sol@ o en pareja.

 

Y ya que conoces la diferencia entre ambos, puedes ir a cotillear en las respectivas categorías de nuestro sexshop y ver cual es el que tu elijes!

Relato erótico – ¡Menudo regalo!

Publicado en: Blog | 0

Menudo regalo

“Venga, ábrelo! Lo he comprado para ti, no para mi!” dijo Abel con una sonrisa socarrona en su cara.
“Ya sabes que no me gustan esta clase de cosas”, replicó Julia. “No pensarás que después de mas de 20 años de casados no se lo hubiera podido pensar” pensó, pero no lo dijo en alto. No quiso empezar a discutir esa mañana con el. Y allí estaba, sentada en la mesa con el paquete delante de ella. Las empresas que hacen estos paquetes todavía no habían aprendido demasiado a empaquetarlo bien. Con una estúpida imagen de una chica sonriendo en plan sexy y como si acabase de tener el mejor orgasmo de su vida? Venga, pensó para si misma levantándose. “Voy a terminar de vestirme, tengo que ir a trabajar”, dijo dándole las gracias con un beso.

Justo 20 minutos antes, la mañana había empezado bastante bien. Ella entró en la cocina donde Abel estaba haciendo café y haciéndole una tostada para ella. Eso era el intento de una mañana de San Valentín, con la esperanza de ganarse unos puntos para divertirse un poco más tarde. Entonces se percató de las flores, los bombones y la bolsa de regalo en el rincón. “Tan creativo”, pensó y dijo: “Bueno, mira quién está en espirito de San Valentín!” dándole un beso.
“Tengo mis momentos” le respondió suavemente devolviéndole el beso, pero más profundamente esta vez.
“Entonces ¿qué hay en la bolsa?” le preguntó juguetona.
“¡Ábrelo y lo verás! ¡Espero que te guste!, le respondió.
Entonces cogió la bolsa y con una sonrisa de oreja a oreja le preguntó: “¿Cómo pesa? ¿Será una joya?”
“Venga, ábrelo y lo verás por ti misma.” Le contestó el.
Arrancó el envoltorio y vio el paquete, pero realmente no podría decir lo que era exactamente. Abrió el paquete, sacó el contenido y se escuchó diciendo: “¿…que coño es esto….?”
Ahora de vuelta en el dormitorio terminándose de arreglar para ir al trabajo, volvió a ver lo que acababa de pasar. “Que estaba pensando Abel”, se preguntó a si misma “Puede ser tan pervertido a veces. Porque hay mujeres que necesiten estas cosas?”
Julia no era una persona que se masturbaba a solas. La mayoría de las mujeres no lo admitirían, pero ella realmente no se podía acordar cuando lo hizo la última vez. Estaba bien con Abel cuando hacía esa cosa ahí abajo. Y entre que se hacían cada vez mas mayores y la familiaridad, la frecuencia de relaciones físicas había caído un poco, pero ella estaba cómoda con el estado actual.
Aún así ella intuía que Abel se daba una buena sacudida de vez en cuando, pero no quería ni pensar en ello. Mientras no hiciera algo totalmente pervertido o con otra persona, no le importaba lo que hiciera el solito y en privado. Aunque a veces, en raras ocasiones cuando estaba en un estado de ánimo algo raro, se imaginaba viendo como el jugaba con su miembro y eso le ponía, pero la mayoría de veces, no quería ni pensarlo.
Luego pensó en esa cosa. Esa cosa en esa caja. Mientras su pensamiento inicial era que era raro y grosero, le pareció raro que había gente que diseñaba, producía y empaquetaba ese tipo de cosas. ¿Quién y como era esa gente? ¿Tenían un control de calidad? “Quiero decir: hay gente que se dedica a testar esta clase de cosas?” se escuchó decirlo en voz alta delante del espejo. “Le pagan para jugar con esas cosas y dar su opinión? ¿O hay algún pervertido que los diseña esperando que le guste a las mujeres?”
Entonces, de repente se volvió curiosa. Se preguntó como se sentiría. Se recordó de una amiga en el instituto que le contó una vez que utilizaba un cepillo de dientes eléctrico una vez y le había gustado. La vibración de el fue tan salvaje. Es mejor que utilizar tus dedos, le dijo esta amiga. Y mientras Julia siguió pensando en ello, su curiosidad seguía creciendo. Miró su cepillo de dientes eléctrico y al mismo tiempo se dijo que no intentando parar de pensar en todo esto.
Fue cuando Abel entró al baño mientras ella estaba terminando de maquillarse. “Voy a salir. Que tengas un feliz día de San Valentín, mi amor y hablamos luego!” se despidió.
“Tu también. Te quiero.” le dijo dándole un beso.
Entonces Julia empezó a vestirse, pero se paró. Quería cambiarse la ropa interior a un conjunto sexy que compró antes de las vacaciones. Se quería sentir sexy todo el día esperando que eso le ayudara a llegar al mismo estado de ánimo hasta la noche. Aún así el había comprado esa cosa para probarla la noche de San Valentín. Ella necesitaba el sexo de vez en cuando y especialmente cuando se esperaba, como hoy.
Sacó un tanga, liguero y sostén del armario y se quitó las otras bragas. Cuando se las puso sintió una punzadita de excitación. Amaba sentirse sexy debajo de su ropa normal, conservadora de trabajo. La tela de su vestido la hacía sentir como si no tuviera nada puesto salvo el liguero. Pensó que se sentiría como si solo tuviera puesto la ropa interior. No se consideraba una exhibicionista, pero eso sería lo mas cerca de exponer su cuerpo a otros. Después de todo seguía teniendo un cuerpo agradable de bikini e incluso llevaba bikinis para la piscina o la playa, pero esto le parecía más aventurero. La gente en la piscina se espera a otra gente exponer su cuerpo de esa manera. Pero la gente no se esperaría a una mujer vestida solo con un tanga y un sujetador. Un destello de excitación recorrió todo su cuerpo bajando hasta su coño donde de repente sentía un hormigueo. ¿Le gustaba en secreto exponerse a otras personas? ¿Le gusta que un completamente extraño la viera desnuda? Sintió como sus mejillas enrojecer. “¿Tía, que estas pensando?”, se pregunto a si misma, esta vez en voz alta delante del espejo.
Bing, hizo su teléfono. Un mensaje de Anabel a quien se suponía que vería para un café. Siendo un agente inmobiliario le daba la libertad de trabajar cuando y como le daba la gana y tenía ganas de ver a su vieja amiga.
El mensaje decía “¿Estás de camino?” Ella respondió: “¡Todavía no!” “Bien, porque tengo retraso. Estaré ahí dentro de 20 minutos”, le escribió Anabel.
“OK, saldré dentro de unos cuantos minutos y te veré allí”, le respondió Julia y volvió a la cocina para dejar su taza en el lavavajillas.
Entró a la cocina y vio la caja y resopló. “Que se había pensado?”, se preguntó a si misma. Cuando quiso salir sin saber porqué se paró delante de la mesa y se quedó mirando la caja. “estimulador para clítoris?” No son muy creativos, ¿no? Luego cogió la caja y siguió leyendo: “Este suave pero firme vibrador incrementa hasta 5 veces la intensidad y placer estimulando el área del clítoris para un orgasmo intenso y reconfortante.”
La imagen del objeto pareció rara. Era de color rosa (como no), con un diseño que se asimilaba aun pescado con una cuerda que lo unía a otra parte en forma de huevo alargado. Pensó: “Me sentiría tan estúpida poniendo esta cosa en mi conejo…” y puso el paquete encima de la mesa y se salió.
El pensamiento en esa cosa se le fue de la cabeza mientras conducía y revisó sus correos de voz – un hábito de muchos agentes que trabajaban fuera. Se fue hacia la cafetería donde había quedado con Anabel. Cuando vio a Anabel delante de la cafetería se saludaron y abrazaron y entraron para pedir sus cafés. Encontraron una mesa en la terraza y Anabel se fue hacia ella. Mientras Julia esperaba los cafés se volvió a acordar de sus lencería sexy y sintiéndose como expuesta giró la mirada para ver si alguien la estaba mirando. No parecía que hubiera nadie mirándola demasiado. Pero se preguntaba si los chicos de la tienda posiblemente le echarían una mirada cuando entró. El pensamiento en la posibilidad le dio un toque de excitación.
Salió con los cafés y se sentaron en una mesa alta con taburetes de metal. Julia puso los cafés en la mesa y se sentó. El metal frío se sentía agradable y elevó el nivel de su excitación. El pensamiento a esa cosa que le regaló Abel esta mañana volvió a pasar por su cabeza.
“¿Que tal el curro, que tal las cosas? ¿Tenéis planes para San Valentín?”, le preguntó Anabel y sacudió a Julia al momento presente.
“Si”, respondió Julia, “normalmente vamos a cenar, pero todavía no lo sabemos. Pero, oh por Dios, te tengo que contar lo que me ha regalado Abel para San Valentín!”
“¿Una peli porno?”, preguntó Anabel
Soltando una risita Julia le respondió “No, algo tipo juguete”
“ ¿Que tipo de juguete?”, insistió Anabel
Julia se incomodó ligeramente al tener que explicarlo: “Bueno, ya sabes “ y bajó la voz “un juguete para adultos. Un vibrador.”
Anabel estalló a risas: “¡No me lo creo!” Julia se lo confirmó: “Si, lo hizo”
“Para San Valentín?” Que loco…” dijo Anabel todavía riendo.
Defendiendo a Abel, Julia comentó: “Bueno, quiero decir, me regaló las flores obligatorias y los bombones, pero además esa cosa. Y la verdad que me ha parecido un poco grosero. No sé.”
“Si, ya se, son raros, pero has probado alguna vez uno?” le preguntó Anabel
Julia se quedó confusa y le respondió: “No por supuesto que no!”
“¡Venga, Julia, deberías probarlo una vez!” Julia se quedó más perpleja todavía cuando Anabel le recomendó esto.
“Espera, me quieres decir que tu los utilizas?” Anabel volvió a reírse y se entusiasmó: “¡Si, por supuesto! ¡Te libera mucho!”
Eso le intrigó a Julia: “¿Qué quieres decir con eso?”
Anabel sin intentar de callarse continuó: “ considera la posibilidad de poderte dar un orgasmo a ti misma sin tener que aguantar aun tío. Quiero decir, con ese aparato no te tienes que preocupar si llegas al orgasmo o no o si lo tienes que fingir para que el se siente mejor. Simplemente lo disfrutas. Y ya está.”

“¿Porque no simplemente usas tus manos?” preguntó Julia.
Anabel se inclinó hacia Julia para dejar claro su argumento: “Porque no te puedo ni explicar la sensación. Lo tienes que experimentar por ti misma!”
Se quedaron en la cafetería un rato más, que al final resultó ser más de dos horas. Julia tenía que enseñarle una casa a un cliente por la tarde, pero cuando se despidió de su amiga se encontró conduciendo de vuelta hacia casa. No tenía la necesidad de irse a la oficina ahora mismo, nadie la había llamado y no había ninguna reunión ese día. Dejó el coche delante de casa y decidió que iba a ver los mensajes que le habían entrado y prepararse para la demostración de esa tarde, haciendo un listado con inmuebles comparables a la casa que iba a enseñar.
Entró a la casa, cerró la puerta y se fue a su despacho, pasando por delante de la cocina donde esa cosa todavía estaba encima de la mesa. Continuó, pero de repente escuchó resonar las palabras de Anabel “lo tienes que experimentar por ti misma”. Como si estuviera en control remoto anduvo hacia la mesa de la cocina y abrió el paquete. Mientras se preguntaba: “¿Qué estoy haciendo?” Cuando sacó el contenido del paquete, su corazón empezó a latir más fuerte. Empezó a sentir un cosquilleo en su conejo cuando sacó sacó la suave, pero firme pieza de plástico y sentirlo con sus dedos mientras se imaginaba que se sentiría en su clítoris. Sus manos empezaron a temblar de los nervios y sacó las pilas. El aparato ya tenía pilas y presionó el botón de encendido como si fuera una bomba que iba a explotar en cada momento. El aparato empezó a vibrar entre sus manos en un suave zumbido. Lo volvió a apagar y encender para ver lo que se sentía y como se controlaba. Apagándolo, lo dejó encima de la mesa y dio un paso atrás. “Que coño estoy haciendo?” se pensó. Se dio la vuelta y volvió a su escritorio dejando ese aparato en la cocina.
Se sentó delante de su ordenador intentando de hacer su trabajo, pero cada pensamiento que tenía era esa cosa. “A la mierda”, se dijo y regresó a la cocina. Antes de pensárselo demasiado, cogió el aparato y se fue al dormitorio. ¿Cuándo fue la última vez que tuvo un orgasmo? Ya ni se acordaba. Cerró la puerta del dormitorio. No quería que Abel la viera hacer algo que nunca pensaría que haría. Tiró el juguete encima de la cama, se quitó el vestido y lo dejó caer al suelo.
Se sentó al filo de la cama, cogió el juguete, lo volvió a encender, esta vez sabiendo lo que le esperaba. Lo volvió a mirar mientras vibraba en su mano y se lo puso en su pezón izquierdo, el menos sensible, preocupada por si pudiera doler un poco. Le encantaba la sensación cuando Abel le lamía los pezones, así que sería el punto de partida para su testaje.
Incluso con el sujetador puesto la sensación fue muy buena y después de un momento estuvo lista para darle a esa cosa el uso adecuado. Dejándose el tanga puesto, como si la protegería, empezó lentamente a presionarlo contra sus labios mayores. La sensación la asustó de primero, como si pusieras un cubito de hielo sobre una piedra caliente. Fue entonces cuando le costó contenerse a si misma. La sensación se disparó a través de su cuerpo y la capturó. Rápidamente apartó el tanga y suavemente frotó el estimulador por todo su coño. Hacia arriba y abajo, separándolo y volviendo a apretarlo. Miró hacia abajo y vio como había mojado la cama. “Mierda” dijo en voz alta y fue a por una toalla.
Volvió y mientras el estimulador todavía estaba vibrando suavemente encima de la cama, se quitó rápidamente el sujetador y el tanga, pero se dejó puesto su liguero. Tirándose en la cama se le escapó una risita mientras se acostó encima de la toalla y se acomodó. Abrió la piernas y no perdió mas tiempo. Apretó el estimulador contra su clítoris e inmediatamente empezó a gemir de placer. Sintió las contracciones y el hormigueo desde su abdomen hasta su culo y hasta abajo a los pies.
En cuestión de unos cuantos segundos empezó a convulsionar incontrolablemente, sus piernas temblando, un gemido bajo y lento “Diossss” vino de sus adentros. El orgasmo vino rápido y fue tan intenso que perdió por completo el control sobre su cuerpo. Sintió la humedad salir de su vagina y mojar la toalla. Había escuchado de la eyaculación femenina, pero no estaba segura si fue lo que había producido su cuerpo en este momento, aunque tampoco le preocupaba mucho.
Su orgasmo se ralentizó un poco y tuvo la oportunidad de coger aire, aunque justo cuando su primer orgasmo se estaba terminando, el segundo empezó a erigirse. Este fue mas fuerte que el primero, incluso no pudo ni respirar. Un agudo “Oh, oh, oh, Dioooooooos” pareció salir de su boca incontrolablemente y empezó a volcarse de un lado hacia el otro, apretando el estimulador lo mas fuerte que podía contra su clítoris. Apretó la cara contra una almohada para ayudar a silenciar su grito. Esto era demasiado. Todavía estaba gimiendo mientras se sosegaba el segundo orgasmo y su cuerpo todavía se sacudía esporádicamente.
Tuvo que forzarse a si misma de separar el estimulador de su coño. Se quedó acostada jadeando y sintiendo como su cuerpo se relajaba poco a poco de los espasmos. Cuando pudo volver a controlar sus movimientos de nuevo, cogió el estimulador para mirarlo de ojo a ojo. Estaba cubierto de sus jugos y le dijo: “¿Dónde has estado toda mi vida?”
Se quedo acostada al menos media hora mas, intentando de recuperarse. Puede que incluso se quedó dormida un ratito. Se forzó a levantarse y cuando se sentó se dijo en voz alta: “¡Menudo regalo! Esta noche Abel se lo ha ganado con creces!”

Sexo matutino – lo peor que existe

Publicado en: Blog | 0

sexo-matutino

 

Cuando abrimos la tienda alguien nos comentó que podríamos escribir relatos eróticos y historias sobre algo muy controvertido. Así que le hemos buscado en nuestras neuronas y pensamos haber encontrado un tema que tiene a la sociedad dividida: el sexo matutino. Empezamos con la historia de nuestra protagonista.

 

Estoy cansada, OK? Puede ser que me acosté tarde anoche bebiendo vino e intentando de tentarte a que me toques las tetas. Si tuve éxito fue cuando mucho mas tarde estaba acostada en un ambiente viciado de sexo cuando me quité las últimas gotas de tu leche en mis pezones.

Si me levantas antes de que las noticias empiecen, puede ser que vaya a reaccionar como un oso furioso.

Mira: son las 7 de la mañana. La mayoría de la gente tropiezan hacia la ducha con los ojos medio cerrados y yo estoy a punto de hacer lo mismo. Mi pelo está asqueroso, mi boca huele fatal y mis tetas todavía están cubiertas de semen seco de anoche.

ADORO eso que hacen algunos tíos que se acurrucan a primera hora de la mañana y me calientan la espalda. Justo antes cuando acercan su erección matutina en la raja de mi culo y tocan a la puerta como si la sensación que les da fuera la única satisfacción que necesitan. ODIO cuando empiezan a tocar mis pezones y/o morder mi cuello como si dijeran “¿Que tal si nos echamos un dulce dulce polvo mientras tememos que la alarma del reloj nos moleste?”

 

Sexo matutino en fin de semana

Ya se lo que estás pensando, querido lector. Estás pensando: OK, pero que pasa con sexo matutino en fin de semana. Puede que seas uno de esos aventureros que se pasan el fin de semana tomando café y pidiendo algo que se llama “desayuno”, pero no todos somos super-humanos.

Aquí esta la cosa:  yo normalmente si que me levanto antes del mediodía los sábados. Realmente me levanto sobre las 10h, me ducho, me tomo un café y me siento para hacer algo de trabajo. Pero si en esta querida rutina  fuera interrumpida por un señor con una libido insistente y sin respeto por las leyes de la resaca permanente, le echaría mi café tibio en la cara y le asfixiaría con mi cesto de cruasanes.

 

No pienses que soy una aguafiestas del sexo. De hecho me canta tener sexo por las tardes, durante la siesta, durante la publicidad, antes de la publicidad, antes de que venga la entrega de la comida del chino y a veces incluso tentando la suerte viendo quien es mas rápido en llegar, si el chino o yo. Adoro sexo semidormidos en medio de la noche o momentos robados de mutua masturbación.

Puede ser que me pierda el sexo matutino, pero a cambio recibo algo mucho mejor: un momento de paz y silencio y estar para mi sola mientras un tío caliente está roncando en mi cama, preparado y esperándome para que le haga un regalo matutino dominguero.

Tengo que decir que ni siquiera puedo acordarme cuando tuve la última vez sexo antes de irme al trabajo. Solo el pensamiento me hace estremecer y buscar el botón de la alarma. Si eres un fan del sexo matutino en fines de semana, del tipo que se despiertan los dos al mismo tiempo y empiezan el día con un mutuo frotamiento de genitales, te estas perdiendo algo particularmente espectacular….

Ese punto delicioso cuando después de que te has levantad, duchado, vestido, tomado el café y entreteniendo un poco andando por la casa, regresas a puntitas al dormitorio, te vuelves a quitar la ropa que tan cuidadosamente te has puesto, vuelves a la cama que alguien ha mantenido caliente para ti. Cuando el está medio durmiendo, medio despierto y estira el brazo para abrazarme entre las sabanas. Su miembro se despierta y su mano se desliza por mi piel recién duchada para proporcionarme un polvo sin miedo a que toque el despertador.

¿Tu chico está intimidado por tus juguetes sexuales?

Publicado en: Blog | 0

chico intimidado por juguetes sexuales

 

Es lamentable, pero hay hombres que parecen estar intimidados o se sienten inseguros frente a los juguetes eróticos de sus mujeres. Si a tu pareja le pasa lo mismo seguramente tendrás 2 preguntas rondandote por la cabeza:

  • ¿Por qué le “asustan” mis juguetes sexuales?
  • ¿Que puedo hacer yo al respecto?

¿Por qué Él se asusta de tus juguetes eróticos?

En nuestra opinión a los hombres en la sociedad occidental no les enseñan como hacerse “hombres”, no les dan grandes instrucciones de cómo expresar sus sentimientos y puede sonar mal, pero termina mermando la autoestima.

Esta falta de autoestima además puede estar vinculada a una imagen no-realista de un “hombre de verdad” perpetuado por los medios, las películas porno y el marketing.

Por ejemplo: si no tienes una tableta de chocolate como abdominales, una confianza en ti mismo ciega, una p*** enorme y la habilidad de hacer que las mujeres tengan un orgasmo solo con pestañear, no sirves para nada, pero está bien, porque tenemos el producto ideal para ti y resolverás todos tus problemas.

¿Por qué estas cuestiones son importantes?

Porque en nuestra opinión, no son de los juguetes sexuales de los que los tíos tienen miedo. Tienen miedo de no ser lo suficientemente buenos en general para cualquier mujer. Esto se puede manifestar en varios formatos:

  • miedo a que la mujer los va a reemplazar con el juguete sexual
  • miedo a que su fallo no es lo suficientemente grande
  • miedo a que no den la talla en la cama
  • miedo al poder, deseo, fantasía sexual de la mujer
  • realmente pueden tener miedo a todo lo que no tenga que ver con solo sexo

Todos estos miedos vienen porque pueden sentir lo siguiente:

“No soy lo suficientemente bueno”

Mientras este miedo se manifieste respecto a los juguetes sexuales, hay posibilidades que se parte de una causa mas profunda o no.

¿Como puedes ayudarle tu?

No pensamos que lo puedas cambiar, ni presionarlo, pero si que pensamos que le puedes ayudar, si el se deja.

Como en la mayoría de los problemas de relación el primer paso es una buena comunicación y con esto queremos decir hablar y ESCUCHAR.

Paso 1)
Anímale a contarte lo que siente por tus juguetes sexuales. Si sabe admitir que está intimidado es estupendo. Si no, ten paciencia, hay más maneras de hablar sobre el tema

Paso 2)
Explícale porque amas a tus juguetes eróticos. No mientas, pero si hazlo con delicadeza. No le cuente que te encanta tu gigantesco dildo porque te llena por completo, algo que nunca hará su falo, pero si cuéntale que tus juguetes sexuales te dan sensaciones diferentes que pueden ser divertidos utilizándolos a solas o junto con el.

Paso 3)
Asegúrale que el es mucho mas importante y sexualmente excitante que tus juguetes eróticos. Que el sexo con el es más importante y que los juguetes son solo un extra (si esto no es el caso, quizás tendrás que preguntarte si estás en la relación correcta).

Paso 4)
Sugiérele maneras de utilizar los juguetes eróticos con el junto para darle a el mas placer y diversión. ¿Quizás pueda atarte y utilizarlos en ti? ¿Quizás puedas atarle a el y utilizarlos en el?

Paso 5)
Ten paciencia. Si juegas bien tus cartas y con tu ayuda, superará este miedo y antes de que te des cuenta va a ser el que te compre un juguete erótico para navidad o San Valentín! También puede pasar que si supera esto, supera otros conflictos con la autoestima o miedos. Y esto solo puede ser bueno y es una de muchas razones porque una buena comunicación y buen sexo es importante en una relación de amor.

¿Que piensas? Chicos, ¿os ha pasado algo similar? Chicas, ¿tenéis algunas preguntas o pensamientos que compartir?

 

¿Contadnos!

Guía de los mejores juguetes eróticos para parejas principiantes

Publicado en: Blog | 0

Juguetes eroticos para parejas

 

Lo creas o no, el sexo sigue siendo un tema que suele confundir a la mayoría de la población. Todos tenemos sexo. Y a todos nos encanta el sexo. Todos queremos sexo. Aunque sigue habiendo personas que lo ven como mero acto de reproducción y que el placer no es la cuestión más importante. A esas personas les queremos decir: volved a la realidad! En el sexo se trata de conexión, exploración, placer y diversión. ¿Y que puede hacerte disfrutar mas que un juguete erótico?

Sabemos que a veces los juguetes eróticos pueden intimar un poco y que puede dar un poco de vergüenza introducirlos en una relación y luego quedan un montón de preguntas por resolver: ¿Son seguros? ¿Cuales son los mejores? ¿Vamos a necesitar lubricante? De hecho, ¿cómo uso este maldito cacharro? Hemos recopilado 20 de nuestros juguetes favoritos para darle placer a ella, a el y a ti. Aquí vamos con la guía sobre balas, vibradores, plugs y muchos más

 

Bala vibradora con mando a distancia

 

sexshoponline_BALA VIBRADORA CONTROL REMOTO 10 FUNCIONES NEGRO<br /><br /><br /><br /><br /><br /><br />

 

La bala vibradora es un pequeño vibrador en forma de huevo que es  más que discreto y tiene una fuerza tremenda. Ella se introduce la bala y se puede mantener el tiempo que lo desee (si estáis preparados!). Además mantiene el nivel de intimidación bajo para parejas que empiezan con los juguetes adultos.  Puede manejar el control remoto hasta una distancia de 20 metros y tiene aspecto de llavero (más que discreto).

Quizás sea el juguete erótico más divertido que tengamos. Y perfecto para principiantes. Imaginaos: una cena en un restaurante, una peli en el cine, un concierto o simplemente en el sofá en casa. Ella se lo introduce y tu decides cuando darle placer. Eleva las expectativas a lo máximo.

 

Dedo estimulador

 

sexshoponline_NEON ESTIMULADOR DEDO ROSA<br /><br /><br /><br /><br /><br /><br />

Os acordáis de niños de los mini-muñecos que se ponían en los dedos. Era sencillo y divertido, correcto? Pues esto es algo similar, pero para el mundo adulto.  Este pequeño vibrador de pone encima de un dedo y tu haces el resto. Os ayudará a exploraros mutuamente y aumentar la sensación de cada caricia que os hagáis.  Es pequeño y super efectivo en toda clases de jueguecitos.

 

 

Vibrador todo-terreno

sexshoponline_LELO ELISE 2 VIBRADOR NEGRO<br /><br /><br /><br /><br /><br /><br />

El vibrador todo-terreno de Lelo. Todoterreno, porque por su forma se puede introducir donde a vosotros más os guste y del lado que más os guste. tanto la parte mas larga como la mas corta dan un gozo absoluto. Quién conozca la marca Lelo sabrá que estamos hablando de máxima calidad. Producto fabricado libre de ftalatos y que una vez cargado completamente podéis excederos 4 horas en vuestro placer, ya que el no os dejará solos.

 

Wand Massager

 

sexshoponline_DOXY MASSAGER BLANCO<br /><br /><br /><br /><br /><br />

 

Este estimulador que a primera vista parece un micrófono de karaoke, será toda una revelación. Por supuesto que puedes utilizarlo como micrófono imaginario delante del espejo, pero te aseguro que  te dará más placer en otra ubicación. La parte genial de este “microfono” está en su enorme cabeza que te garantiza estimulación clitoral absoluta. Como casi todos los juguetes que estamos presentando podréis utilizarlo tanto solas como con pareja. El Wand Massager la hará disparar hasta un punto que nunca habíais imaginado.

 

 

 

 

Wand Massager con conejito rampante

 

sexshoponline_EMBRACE WAND VIBRADOR CON CONEJITO RAMPANTE GRIS<br /><br /><br /><br /><br /><br />

 

Ay, los conejitos rampantes. Esto si que es un juguete exclusivo para ella. El conejito llega justo donde tiene que llegar rodeando el clítoris suavemente y acariciando con vibraciones que la volverán loca. La forma de este vibrador stimulará el punto G para que el placer sea más intenso, si cabe. Además este modelo tiene un cable para cargar la batería.

 

 

Los Irohas de Tenga

 

sexshoponline_TENGA IROHA MIDORI_2 sexshoponline_TENGA IROHA YUKI_3 sexshoponline_TENGA IROHA SAKURA<br /><br /><br /><br /><br /><br />

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quizás para principiantes estos son los mejores vibradores que no se asemeja a un objeto fálico. El Iroha Yuki con su forma de muñeco de nieve se puede semiinsertar. El Iroha Midori, el más redondito se puede utiizar a lo ancho para grandes caricias y con su punta para pequeñas caricias. Y copiando la cabeza de los famosos conejitos rampantes el Iroha Sakura permite disfrutar de placenteros pellizcos y abraza las zonas más delicadas. Todos ellos tienen una vibración potente y silenciosa, son resistentes al agua y tienen un tacto de lo más suave y delicado.

 

 

Conejito rampante

 

sexshoponline_EVES NAUGHTY RABBIT ROSA<br /><br /><br /><br /><br />

¿Os acordáis del episodio de Sexo en Nueva York donde a la pudibunda Charlotte le regalan un vibrador con conejito rampante y le gusta tanto que se hace adicta y prefiere quedarse en casa masturbandose? ¡OK, pues es este! Desde los principios de los años 2000 cuando se emitió este capitulo la marca Adam Eve ha inventado muchos más juguetes sexuales más avanzados y únicos, pero el Rabbit es el Rabbit por una razón y es como el padre de todos los juguetes eróticos.

 

Plugs

 

sexshoponline_FETISH FANTASY EDICION LIMITADA MINI PLUG METAL_3sexshoponline_BASIX MINI PLUG ANAL DE GELATINA 9 CM LILA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si algún día quieres seducir a tu chica a explorar la puerta de atrás (o estás interesado en hacerlo en ti mism@), entonces te recomendamos hacerlo con estos dos modelos para princpipiantes. El plug anal de Fetisch Fantasy tiene una textura suave metálica y os dejará agradablemente sin respiración. Y el plug de gelatina se adaptará suavemente a vuestra anatomía.

 

 

 

We Vibe

 

sexshoponline_WE VIBE 4 PLUS SLATE CONTROL REMOTO DESDE MOVIL<br /><br /><br />

 

Este es el juguete erótico ultimativo para parejas. No podríamos alabarlo suficientemente. Básicamente es un vibrador en forma de U que se puede utilizar de muchas maneras, aunque la mejor sea cuando estéis intimidando juntos. En una de las maneras de utilizarlo se inserta una parte dentro de la vagina estimulando el punto G, mientras la otra parte se queda fuera rodeando el clítoris. Tranquilo, todavía queda espacio para “tu aparato”, ya que ambas partes son lo suficientemente planas. Es desde lejos el mejor juguete erótico para parejas principiantes. Y lo mejor es que ahora lo puedes controlar a remoto e incluso desde el móvil.

 

 

 

Estimulador pezones

 

sexshoponline_FETISH FANTASY ESTIMULADOR DE PEZONES<br /><br /><br />
      

Cuando ya tienes las manos y la boca ocupados y ella te pide mas, desearías tener otras dos manos o bocas mas. Pues este juguete te ayudará succionando con vibración de sus pezones y os garantizamos que la hará despegar. Los succionadores os traerán la máxima diversión, pruébalos en ella – ¿¡o él!?

 

 

Vibrador  punto G

 

sexshoponline_LOVELY VIBES G-SPOT VIBRADOR TACTO SUAVE ROSA<br /><br /><br />

 

Algunos aguafiestas te contarán que el punto G no existe, y está claro que cada mujer es diferente, pero el ……… garantiza encontrar el sitio dentro de tu chica. Básicamente esta pieza tiene una cabeza un poco huevona que vibra y encuentra el punto de la que alguna gente reniega (no pasa nada tampoco). La mejor parte de este juguete es que es tan efectivo dentro como fuera, así que podéis ser creativo con esa cabeza huevona.

 

 

Conejito rampante con vibrador punto G

 

sexshoponline_KEY CERES RABBIT DUAL AZUL<br /><br /><br />

Este vibrador es un juguete para ligeramente avanzados, pero es increíble. Literalmente lo hará todo para ti, así tu podrás dedicarte a otras partes, mientras le estimulas su punto G y la zona del clítoris a la vez. Con juguetes como este ya no te estresarás y ella quedará de lo más satisfecha. Éxito garantizado.