» » Sexo en la ducha, ¡atrévete a practicarlo!

Sexo en la ducha, ¡atrévete a practicarlo!

Publicado en: Blog | 0

sexo en la ducha

 

 

El simple hecho de pensarte desnuda con miles de gotas de agua recorriendo tu cuerpo es súper excitante para él, imagínate qué hará una vez que vea que estás a punto de cumplir su fantasía.

 

Aquí te damos unos consejos de cómo tener sexo en la ducha y disfrutar de el.

 

De pie

Mientras no tengas una mansión con una ducha enorme, lo mas probable será que tendrás un número limitado de posturas. Si vas a tener sexo con penetración lo mejor es hacerlo de pie los dos mirando a la misma dirección, es decir de espaldas. La pareja que va a ser penetrada puede apoyarse en la pared para elevarse un poco y mantenerse. La pareja que va a penetrar también puede empujar contra la pared. No intentes utilizar a tu pareja para elevarlo, ya que puede que os resbaléis y eso puede resultar doloroso. Sobre todo si uno se cae, el otro se caerá encima.

 

Uno de los retos mas complicados está relacionado con la diferencia de altura. Si uno es mucho mas alto que el otro, la persona mas baja puede cerrar un poco mas las piernas, mientras la persona mas alta abrirlas e incluso flexionarlas un poco.

 

¡No se te ocurra montarte en el borde de la bañera! Si sois mas o menos de la misma estatura podéis poneros uno enfrente al otro con el pie de la pareja que va a ser penetrada encima del borde de la bañera.

 

 

De espaldas

Dile a tu pareja que se ponga detrás de ti. Inclínate un poco hacia adelante y disfruten mientras te detienes de una pared o de un tubo que esté bien sujeto. *Ojo: asegúrate que el tubo o la pared de la que te estás deteniendo esté perfectamente sujeto a la pared.

 

No os limitéis a la penetración

Recuerda que tener relaciones con penetración no es la única manera de tener sexo y existen actividades intimas que os vengan mejor practicar en la ducha.

 

Los amantes de la felación pueden tener a su chico en un rincón mientras el agua le baja por la espalda y no hacia tus ojos. También ayuda tener un cojín de bañera para apoyar las rodillas. O utiliza algo de lubricante se silicona para hacerle un trabajo manual especialmente húmedo.

 

También puedes empujar a tu chica contra la pared y tocarla con los dedos desde atrás.

 

Por supuesto que también podrás utilizar juguetes eróticos acuáticos (¡cuidado, tienen que ser resistentes al agua!) en la ducha para ayudaros a despegar con mas facilidad.

 

La ducha también es un sitio ideal para sexo anal, especialmente si eres un poco asqueroso con la puerta trasera. Así tendrás la seguridad que todo está perfectamente limpio antes de despegar.

 

El sexo en la ducha lo podrás utilizar también como preliminar. Calienta a tu pareja dejándolo mirar como te lavas, pero prohibiéndole de entrar en la ducha contigo. O también podéis empezar en la ducha, tocando y saboreando cada rincón de vuestros cuerpos y finalizar fuera de la ducha – ¿quizás encima del robusto lavabo?

 

Placer oral

En la ducha es de lo mejor que puede haber, ya que con el agua corriendo y el vapor a todo lo que da, tu novio podrá sentir placer de impacto. Te recomendamos que te pongas sobre un tapete antiderrapante para evitar accidentes.

 

El baile

Si quieres ver cómo tu novio se muere de placer, desnúdate frente a él y dile que te observe mientas bailas sensualmente bajo el agua. Verás que no tarda nada en quitarse la ropa y meterse a la ducha contigo.

 

No utilicéis condón

Los condones no son fiables utilizándolos en la ducha o la bañera. Suelen deslizarse de manera muy fácil y pueden degradarse con el contacto con el agua. Así que pensáis en prevención embarazo os tenéis que pensar otra cosa esta vez.

 

Utiliza lubricante

¿Piensas que el agua os va a mantener agradablemente lubricados? Pues lo siento, pero te equivocas. De hecho el agua seca la lubricación natural de la vagina y puede hacer que la penetración sea mas difícil. Si hay una penetración vaginal o anal vais a necesitar lubricación adicional aunque habitualmente no la necesitéis.

Los lubricantes a base de agua lógicamente se van a diluir , así que asegúrate que utilicéis un lubricante a base de silicona, como este por ejemplo.

 
Este lubricante podrá resistir el contacto con el agua durante bastante tiempo. Lo único que tienes que tener en cuenta es lavaros bien con jabón después y no utilizarlo con juguetes sexuales de silicona, porque lo arruinarán.

 

Dale una oportunidad a la bañera

Es curioso, pero el sexo en la bañera no llama tanto la atención como el sexo en la ducha y eso que puede ser igual de divertido. Hay que tener en cuenta la cantidad de agua con la que se llena la bañera, sobre todo si vais a tener sexo con penetración, sino vais a pasar vuestra relajación postcoital con el mocho quitando agua.

Si tienes la suerte de tener una bañera con hidromasaje puedes disponer a tu pareja o si estás solo a ti mismo en los sitios justos para empujar contra el chorro.

Con estos succionadores también podéis tener vuestro máximo placer debajo del agua.

Y luego también hay cantidad de sales y espumas de baño de las que podéis disfrutar y que os ayudarán evadiros de la rutina.

 

¿A que esperas?