» » Zonas erógenas masculinas que puedes estimular

Zonas erógenas masculinas que puedes estimular

Publicado en: Blog | 0

zonas-erogenas-masculinas-1

 

No es de extrañar que muchas de las zonas erógenas masculinas sean las mismas que las de una mujer, ¡qué todos somos humanos!, como las orejas, el cuello y los muslos internos. Pero hay algunos puntos sensibles que pueden haber sido pasados por alto cuando estás tratando de conseguir que un hombre eleve su… ¡ánimo!

Estimula las siguientes zonas erógenas masculinas para crear una situación excitante

Frente

Puede que no parezca muy atractivo, y es donde primero se puede ver el sudor, pero la frente está llena de nervios y por lo tanto un masaje sobre este punto puede liberar la dopamina y la serotonina que son hormonas que los científicos dicen que te pone de buen humor. Y el buen humor es lo más guay para el sexo.

Párpados y ojos

Se necesita confianza para que te den un beso en los ojos y que esa persona de confianza sepa utilizarla adecuadamente. Tocar ligeramente los párpados demuestra que él puede confiar en ti con una de las zonas erógenas masculinas más delicadas del cuerpo y por lo tanto será amable con otras áreas de su anatomía también.

Pies

Muchos hombres les gusta que se les frote los pies, en la antigua práctica de la reflexología se cree que los talones de los pies que son los puntos de presión que fomenten la excitación sexual y apoyar los senos en los pies puede pasar del gesto de amor en una noche caliente de sexo. A muchos hombres les gusta un masaje de pies con un buen aceite.

Zonas pélvicas

Empieza por el ombligo, y de paso comprueba si tiene cosquillas, de paso consigues que la sangre de esa zona erógena masculina empiece a sentir algo de emoción y a partir de ahí empezará a funcionar lo que se tiene que levantar.

Susurra a su mente

La mente también induce al cuerpo, así que algunas palabras sobre sexo, alguna palabra de lo que va a suceder y lo bien que se lo están pasando consiguen que la mente y el cuerpo estén donde tienen que estar dejando cualquier otro tipo de distracción mental. Una especie de zen para el sexo, pero diciendo cosas calientes para el momento.

Las manos

Junto con un primer beso, las manos es algo que muestra en público la reacción de afecto. Un paseo cogidos de la mano puede ser igual de romántico para los dos, y el mismo preliminar de un acto público habiéndolo pasado bien con sinceridad. Déle un masaje suave mano, envolviendo sus dedos alrededor de él, tirando suavemente y toca con tu boca su mano.

Pecho

Mejor así como un pequeño mordisco en nuestros pezones, los hombres no son indiferentes, ni diferentes a las mujeres (recuerda, que aunque seamos sexos distintos todos somos humanos que es lo más importante, y esto consiste en gozar ambas partes), y que son tan sensibles, por lo que le excitarán lo mismo que a ti. Besa su pecho y aráñale con suavidad el torso y un poco la espalda.

Cabeza y Pelo

Un simple masaje en el pelo, o un lavado de cabeza con champú en la cabeza puede hacerle excitarle según la destreza que vayas adquiriendo.

Un tironcito del pelo, o unos besos que pasen a la vez que le tocas el pelo a un mordisco en el cuello hará que sea el preludio para lo que quieras. En la ducha puede producir una situación realmente caliente.

Perineo

El perineo es el área entre el ano y los genitales y se compone de muchas terminaciones nerviosas, y es realmente sensible en un hombre. De hecho muchos se protegen esa zona de forma instintiva, por lo que esa zona se puede estimular muy suavemente con los dedos, o incluso con la lengua. Son zonas que llevan al placer absoluto en un hombre, pero a la vez muchos le tienen miedo por la exposición instintiva de la zona que se toca. Quién controle al perineo controlará el placer.

P-spot: “el punto G masculino”

Este es el lugar que está justo dentro del ano, un pequeño bulto que al ser estimulados, pueden conducir a un orgasmo masculino, mientras que él está en la parte superior deslice suavemente su dedo dentro y masajear. Aunque puede sentirse extraño al principio es algo que acabará disfrutando. ¡Ellos no lo llaman el punto G para el hombre eso es para las mujeres para nada señoras!! No cabe duda que este punto es el más difícil de conseguir en muchos hombres, que se niegan a probar tal placer.

Juguetes específicos para el punto P 

Escroto

El escroto es el saco que contiene los testículos (vulgarmente llamado las pelotas o los huevos) y esto también es una zona erógena masculina muy sensible, pero es otra zona a jugar con ella. Suave con la mano o dulce con la lengua y la presión indica hasta donde disfrutan. Zona erógena masculina a tratar también con mucho cuidado.

Glande

Y por fin el glande. La “puntita”. Es la zona donde el hombre alcanza el orgasmo y es la zona que más cuidado se ha de tener. Aunque el tronco del pene es robusto, esta zona tiene infinitas terminaciones nerviosas y por lo tanto es la zona más sensible. Muchas veces un simple cosquilleo con intención da lugar a que la cosa se ponga firme al instante.

Con todo esto ya puedes generar tu propia estrategia de puntos erógenos para cada momento y aprender a jugar con el cortejo de las zonas erógenas masculinas. Como se puede ver hay infinitas posibilidades de repeticiones y variantes para no aburrirse.

 

¿Cual es tu zona erógena masculina preferida? ¡Déjanos un comentario!